MUSEO PEDAGÓGICO DE LA UHU

 

   

El Museo Pedagógico de la UHU, situado en el pabellón 6 de la Facultad de Ciencias de la Educación de Huelva constituye una magnífica oportunidad de observa, analizar y valorar recursos didácticos utilizados, la bibliografía escolar o las diferentes aulas usadas desde principios del s. XX 

  1. Algunos de los objetos, allí exhibidos, constituyen una rica muestra de las diferencias de género o de clase social de la España de primeros del s. XX ¿Podrías citar alguno de ellos?

Entre los objetos que muestran la diferencia de género, podemos citar las maletas que los niños y las niñas usaban para llevar sus pertenencias, ya que eran puramente sexista como podemos observar en los dibujos que tenían, y también los libros de lectura, claramente definidos por las características de la época en cuanto a lo que se esperaba de la educación de las niñas en contraposición de la educación de los niños; con títulos como: “La niña instruida”, “Lectura para niñas, economía y labores” o “La cocina regional”.  Y entre los que mostraban la clase social de la que provenía el niño o la niña, podemos citar el plumier, que según tenían un piso o dos, dependía del poder adquisitivo de las familias.

  1. Ocupa un espacio importante el dedicado a la Caligrafía, una importante disciplina durante gran parte del pasado siglo ¿Qué opinas sobre el valor que tenía a diferencia del que tiene ahora?

Creo que se le daba un valor excesivo a la caligrafía, obsesionados por una letra homogénea y uniforme, que aunque si bien es verdad daba como resultados unos escritos muy bonitos y cuidados, no permitía  al niño o a la niña escribir con libertad y desarrollarse según su personalidad. Actualmente esa obsesión no está tan marcada, y se hace más hincapié en las faltas de ortografía (el gran mal de la época debido a la mala utilización de los nuevos medios de comunicación entre los jóvenes) que a una letra muy bonita.

  1. Se muestran objetos usados para dar premios y para dar castigos en la escuela en otras épocas que hace mucho dejaron de usarse ¿Estás de acuerdo con que en la escuela se den premios y castigos?

No estoy totalmente en desacuerdo, pues creo que si nos sirven para motivar a los alumnos y alumnas, sí podemos hacer uso de ellos, siempre teniendo mucho cuidado en como los usamos.

En cuanto a los castigos físicos, comunes en aquella época, estoy totalmente en contra, es mejor cambiar la regla por la palabra, para no formar a personas inhibidas, temerosas, cohibidas… a través del dialogo y la comprensión.

Y en cuanto a los premios, no tienen porqué ser materiales ni desorbitados, basta con un aplauso, una sonrisa, un gesto para que el alumno o alumna sienta que lo está  haciendo bien.

  1. ¿Qué ventajas e inconvenientes encuentras en las “migas” o en las escuelas “cortijeras”?

Como ventajas la verdad es que no encuentro ninguna, salvo la gran labor que hicieron en la época, ofreciendo a aquellos niños y niñas  la posibilidad de tener un lugar donde acudir mientras sus padres trabajaban, ya que no tenían la edad suficiente para ir a la escuela. Y como inconvenientes, podría señalar varios, como: el escaso material que ofrecían (los propios niños y niñas debían de llevar su silla, así como su pizarrín), el reducido espacio (que consistía en una habitación de la casa de la señora  o del labrador que se hacían cargo de los niños y las niñas)  y la falta de titulación del profesor/a (qué solía ser un labrador o una señora con vocación pero que no habían cursado estudios). 

   

  5.  ¿Crees que son muy diferentes las aulas del siglo pasado con las actuales?

La gran diferencia entre las aulas del siglo pasado y las actuales está marcada por el gran desarrollo de la tecnología; con la incorporación de los ordenadores y de las pizarras digitales, pero hay otras diferencias también muy significativas como la distribución de las mesas, la exposición de los trabajos repartidos por el aula, una mayor cantidad de materiales didácticos, y  la ausencia de crucifijos.

  1. ¿Quieres hacer alguna observación más?

La observación que me gustaría hacer, es que este Museo pedagógico me ha parecido un viaje muy bonito por la historia de la educación de nuestro país, y quería resaltar que, a pesar de no ser muy mayor, si me ha hecho revivir momentos pasados, al reconocer objetos que he tenido de pequeña, o incluso al recordar esa clase a la que un día asistí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s