LA EVALUACIÓN.- Mapa conceptual

Clase teórica (20-diciembre-2010)

Porqué, cómo, qué y para qué vamos a evaluar, son las cuestiones que nos podemos plantear a la hora de llevar a cada la evaluación.

¿Para qué hay que evaluar?

Para ver si han aprendido, para una mayor motivación, para orientar a los padres, para que los niños aprendan de sus errores, para evaluarnos a nosostros mismos (si hemos conseguido o no nuestros objetivos). Esto último es uno de los aspectos más importantes, nos ayuda a elaborar nuestra programación, si vamos obteniendo o no resultados, para poder ir reediseñándola.

¿Por qué evaluamos?

     

Porque debemos ser consciente del desarrollo de la educación que nos hemos planteado, con el fin de ir comprobando si conseguimos o no los objetivos establecidos, con el fin de  mejorar la enseñanza de los alumnos, orientarles, guiarles… para que ellos mimos puedan autoevaluarse.

¿Cómo tenemos que evaluar? A través de tres fases:

Inicial.- Nos permite conocer los conocimientos previos del alumnado sobre el tema, nos ayuda a saber desde que punto de partida debemos de partir. Podemos hacerlo mediante debates, conversaciones, pequeñas pruebas, etc.

      

Formativa.- Se da durante todo el proceso del aprendizaje. Sirve para corregir, mejorar, para sacar a la luz todos los errores tanto del alumno como del docente. Es continua, se da durante todo el proceso educativo. No se persigue sancionar sino ayudar a los alumnos en el proceso. No solo se castigan los errores, sino que tambien se premian los aciertos.

   

Tenemos que pensar que la calificación no debe ser definitiva, sobre todo si es negativa.

Y la sumativa.- Se producirá al final del trimestre de la unidad didáctica, que nos permite conocer los resultados finales del proceso. Se suele cuantificar.

       

Lo ideal seria llevar a cabo una evaluación basada en las tres fases, ya que por ejemplo podría ocurrir, que a un alumno le saliese mal el examen final, y no podriese demostrar todo su esfuerzo a lo largo de todo el proceso educativo.

Ahora bien, el concepto de la educación ha ido cambiando, el alumno ha aprendido a autoevaluarse, a aprendido a buscar proyectos, a hacer cuestiones, a realizar búsquedas… Esto no significa que el alumno no tenga que memorizar conceptos, pero no debe quedarse ahí, debe ser un trabajo conjunto, para desarrollar la memoria.

CUATRO CONCEPTOS QUE ESTÁ CAMBIANDO EN LA EVALUACIÓN

– Ya no interesa tanto recordar información, sino para que sirve esa información.

– Saber aplicar estrategias para resolver problemas, no solo aplicar fórmulas.

– Plantearle a los niños problemas reales, situaciones reales que sepan solucionar.

– Saber buscar información selectiva. Seleccionar información, ordenarla e interpretarla para transformarla en conocimiento, sin memorizar toda la información.

¿Por qué está cambiando?, porque la  sociedad tambien está en continuo cambio, y hay que adaptar la educación a ella. Por ejemplo, si lo importante hoy es lo visual tendremos que problematizar lo visual, para buscar las razones, las consecuencias. Hay que estar continuamente reciclándonos de acuerdo con lo que la sociedad demanda.

      

En educación lo importante no debería ser el 10 del examen final (por ejemplo), sino todo el proceso de aprendizaje, el alumno tiene que dar sentido a su propio aprendizaje, por lo que primero debe de aprender; el aprender no termina en primaria sino que es un proceso que va a durar toda la vida.

En la asignatura de  plástica, por ejemplo, a través de las técnicas, de la pintura, de la plastilina… hay que buscar otros objetivos, como trabajar la identidad, temas transversales. Las técnicas plásticas son las herramientas, los procedimientos, para que los alumnos se puedan expresar, y llevar a cabo los objetivos, que serían comprender y dotar de sentido toda la información que reciben. Por ejemplo, la caja de identidad que hemos realizado para la clase de plástica.

   

¿Qué es lo que no hay que hacer al evaluar?

– No calificar o juzgar sólo al alumno.

– No dar un juicio deefinitivo e infalible, hay que tener en cuenta el criterio del alumno, su autoevaluación.

– No humillar.

– No establecer comparaciones.

Resumiendo la misión de la evaluación es ayudar al alumno a mejorar, aportándole soluciones y confianza en sí mismos. Para ello es necesario fundamentar los criterios de evaluación. ¿Qué queremos que realmente aprendan los niños? ¿Qué modelo de educación vamos a seguir? y a partir de aquí desarrollaremos nuestro proyecto curricular, sin olvidar los criterios básicos y comunes.

Según Fernando Hernández, los criterios de evaluación son:

  • Argumentación.
  • Participación.
  • Interpretación.
  • Reflexión.
  • Utilización de herramientas, de equipos…

Y para terminar, decir que lo importante para un buen proceso educativo es que los objetivos y los criterios de evaluación deben de estar en consonancia con el nivel educativo, la edad, el contexto de cada alumno, etc:

– Objetivos y criterios pocos ambiciosos aburriran a los alumnos.

     

– Si son elevados y absurdos les desmotivan, y harán que se sientan incapaces de cumplirlos.

   

– Si los objetivos y criterios estan en consonancia los motiva.

  

MAPA CONCEPTUAL SOBRE LA EVALUACIÓN

                       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s